Morderse las uñas, un hábito que daña tus dientes

Muchas personas tienen el hábito, o más bien la manía, de morderse las uñas cuando están nerviosas, aburridas o, simplemente, porque ya han adquirido la costumbre de hacerlo. La mayoría de los “roedores compulsivos” aseguran que este gesto les calma y les ayuda a mantenerse despiertos y alerta. Sin embargo, se trata de un hábito que puede tener consecuencias para nuestra salud. En primer lugar porque en las uñas se acumula suciedad y, al llevárnoslas a la boca para morderlas, estamos introduciendo en nuestro organismo todo tipo de hongos y bacterias, por lo que nos arriesgamos a contraer alguna enfermedad o tener molestias de estómago.

Además, esta manía puede hacer que los afectados sientan dolor alrededor de los dientes y en los dedos. No es de extrañar, puesto que las uñas son duras y al intentar romperlas estás provocando un excesivo estrés en los dientes que pueden astillarse e incluso romperse.

Esta costumbre también afecta a las encías puesto que en muchas ocasiones, los trozos de uña pueden clavarse en ellas provocando úlceras y, a largo plazo, enfermedades periodontales.

En los niños, es muy probable que derive en un mal crecimiento de los maxilares que únicamente se podrá corregir colocando aparatos de ortodoncia.

Por último, pero no menos importante, el morderse las uñas constantemente dará lugar probablemente a dolores articulares en la mandíbula y en la articulación temporomandibular.

Por lo tanto, uno de los propósitos del nuevo año debe ser abandonar definitivamente este hábito y evitar que los más pequeños empiecen a hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>